Home Las especies Los rapaces necrófagos El buitre leonado

[Gyps fulvus]

 

Características

El buitre leonado (foto M. Mendi)
El buitre leonado (foto M. Mendi).

Envergadura alar: 240 - 280 cm.

Plumaje de adulto: moreno-leonado con la parte final de las plumas negra; cabeza y cuello claros.

Silueta: durante el vuelo aparece cómo un grande rectángulo con alas largas, cabeza y cola poco sobresalientes.

Ambiente: áreas despejadas con presencia paredes rocosas.

Anidación: en los huecos o salientes de las paredes rocosas, raramente en los arboles.

Alimentación: carroñas.

Huevos: 1.

Presencia: sedentario, los jóvenes suelen dispersarse.

 

Distribución y estatus

El buitre leonado es una especie con un área de distribución muy amplio, que se extiende desde Península ibérica, a los Balcanes, a África septentrional, a Arabia Saudita, hacia Rusia y India.

En Europa las poblaciones más consistentes son la española (17.300 – 18.100 parejas) y la francesa (589-639 parejas).

 

En Italia

En Italia, el área de distribución histórico de la especie incluya los Alpes, los Apeninos, Sicilia y Cerdeña. La especie se ha progresivamente extinguido en toda Italia, con la única excepción de Cerdeña donde exclusivamente periódicas repoblaciones realizados a partir de 1974 con ejemplares de origen española han evitado su desaparición.

En Cerdeña la especie, común hasta los '60 del XX siglo con más de 1.000-1.400 ejemplares, sobrevive hoy con menos de 90 ejemplares de la parte norte-occidental de la isla, donde siguen verificándose periódicos episodios de envenenamientos con cebos y carcasas envenenadas.

En varias áreas de Italia han sido realizadas proyectos proyectos de reintroducción de la especie.

A Forgaria nel Fiuli (Provincia de Udine), en la Reserva Natural Lago di Comino, la liberación de 70 ejemplares adultos, la mayoría originarios de España y Austria, a partir de 1992 han obtenido a la formación de una colonia de 70 ejemplares (en verano sube a 100 ejemplares por la llegada de animales que vienen de Europa del Este), con 10 parejas reproductivas y 20 territoriales.

El Cuerpo Forestal del Estado (CFS) ha re-introducido con éxito el buitre leonado en la Reserva Natural Orientada del Monte Velino, el Parque Natural Regional Sirente Velino (Abruzzo), donde han sido liberados 97 ejemplares entre 1994 y 2002. No obstante se hayan verificados dos episodios de envenenamiento, en 1998 y 2007, que han causado la muerte de 37 ejemplares, la población ha crecido: en 2009 habían 180-190 ejemplares, subdivididos en cuatro colonias, por un total de 30 parejas anidantes.

En Sicilia la especie ha sido re-introducida en el Parque Regional dei Nebrodi que hoy aloja una colonia de cerca de 50 ejemplares, con algunas parejas anidantes en las agujas de rocas por encima del pueblo de Alcara Li Fusi (Provincia de Messina).

Otro proyecto de re-introducción está en marcha en Calabria, en el Parque Nacional del Pollino donde, desgraciadamente, todos los 12 ejemplares liberados en 2004 han sido exterminados con el veneno en enero de 2005. Otros 16 ejemplares han sido liberados en marzo de 2009.

 

En España

En España la especie ha registrado un incremento excepcional a partir de los '70. El último censo, realizado en 1999, ha detectado la presencia de 17.300 – 18.100 parejas, que representan cerca del 90% de toda la población europea.

Aunque sea una especie caracterizada por grandes números, en España presenta una distribución discontinua, faltando completamente de algunas áreas del norte-oeste y centro-oriental. La mayoría de la población aloja en Aragón y En Castilla La Mancha.

En Andalucía las parejas estimadas en 2008 han sido 2.980, en Aragón 5.800.

Sin embargo a partir de 2005 se registra una inversión de la tendencia con la bajada del éxito reproductivo de la especie y movimientos dispersivos de los animales en busca de comida de largo alcance, ligados a la falta de alimentación debida a la introducción de directivas europeas sobre la disposición de carcasas de ganado domestico a través de cremación y entierro (DIR 90/667/CEE). A continuación la Unión Europea (Reglamento CE/1774/2002) ha ofrecido la posibilidad a los Estados Miembros de autorizar el uso de carcasas para la alimentación de rapaces necrófagos protegidos o amenazados de extinción (Decisión 2003/322/CE y 2005/833/CE).

Se releva además, en los últimos años, una grande mortalidad relacionada con dos otros factores: el uso de veneno y la colisión contra las palas eólicas.

 

Amenazas

El veneno aparece una de las amenazas más graves para la conservación de la especie. Otras amenazas son la electrocución, la colisión contra las lineas eléctricas y las instalaciones eólicas, la caza ilegal, las molestias a los sitios de anidación, la antropización del territorio y la menor disponibilidad de comida ligada al cierre de vertederos y de los sitios (en España) donde los ganaderos solían dejar los animales muertos (muladares).