Home Las especies Los rapaces necrófagos El alimoche

[Neophron percnopterus]

 

Características

El alimoche (foto M. Mendi)
El alimoche (Imagen tomada por Michele Mendi).

Envergadura alar: 155- 170 cm. (es el más pequeño de los buitres europeos y africanos)

Plumaje de adulto: blanco y negro, con la cara amarilla y patas rosas.

Silueta: Plumaje blanco con rémiges negras, cola cuneiforme.

Ambiente: áreas despejadas con presencia de ganado y paredes rocosas.

Anidación: en los huecos de las paredes rocosas, raramente en los arboles.

Alimentación: carcasas, placentas, excrementos, basura y pequeños animales.

Huevos: 1-2.

Presencia: en Europa la especie es migratoria anidante, inverna en África subsahariana.

 

Distribución y estatus

El área de distribución del alimoche comprende Europa meridional, África, Medio Oriente, Asia central y India. En Nepal y India es presente la subespecie Neophron Percnopterus Ginginianus.

La población mundial está sufriendo una rápida bajada tanto que en 2008 ha sido catalogada por la a IUCN – Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recurso Naturales (2008)- cómo “Amenazada”.

La población europea del Alimoche, localizada alrededor de la cuenca mediterránea, se ha reducido de cerca del 50% en las últimas tres generaciones (42 años). En Europa han sido estimadas actualmente 2.600/3.100 parejas.

 

En Italia

La población italiana del alimoche ha bajado dramáticamente en los últimos 50 años. En los años '70 eran estimadas cerca de 70 parejas localizadas en la zona de la Maremma (entre Toscana y Lazio), en Campania, Puglia, Basilicata, Calabria y Sicilia, mientras actualmente son censadas cerca de 10 parejas, todas distribuidas en la Italia del sur (Calabria, Basilicata, Sicilia).

El WWF Toscana está realizando un programa de reproducción en cautividad y repoblación que hasta ahora ha hecho nacer 14 ejemplares y la liberación de nueve joven ejemplares, dos en Toscana y siete en el Oasis LIPU de Gravina di Laterza (Provincia de Taranto).

Intervenciones de suporte a la especie, cómo vigilar las áreas de anidación y distribuir comida, son llevados a cabo en algunas áreas de anidación.

El ISPRA (Instituto Superior para la Protección y la Recerca Medio Ambiental, ex INFS), en el marco del proyecto LIFE Natura “Rapaces lucanos”, liderado para la Provincia de Matera, está realizando un Plan de Acción Nacional para el Alimoche.

 

En España

España, con 1.320-1.475 parejas según el último censo del 2000, aloja cerca del 80% de la población europea del alimoche. La mayoría de la población está localizada en el Valle del Ebro, en los Pirineos, en la cordillera cantábrica y en las montañas de Extremadura y en la zona de Salamanca.

Se calcula que entre 1988 y 2002 la población española haya desgraciadamente sufrido una bajada de cerca del 25%.

En Andalucía la especie ha sufrido una significativa disminución en los últimos veinte años, por causa sobretodo del uso ilegal de veneno. Desde las 89 parejas censadas en 1987, se ha pasado a las 47 en 2003 y 55 en 2008.

El Departamento de Medio Ambiente de Andalucía está poniendo en marcha una serie de medidas para favorecer la conservación de la especie: desde la lucha contra el uso de veneno hasta la realización de sitios de alimentación adicional.

En Aragón anidan cerca de 273 parejas de alimoche. Las más importantes áreas de anidación son los Pirineos, las áreas montañosas prepirenaicas y el Valle del Ebro.

La especie aparece en decremento, cómo en el resto de España: la situación aparece particularmente dramática en el Valle del Ebro donde se estima la desaparición de cerca del 70% de las parejas sobretodo por causa del uso de veneno.

 

Amenazas

El veneno aparece una de las amenazas más graves para la conservación de la especie. Otras amenazas son la electrocución, la colisión contra las lineas eléctricas y las instalaciones eólicas, la caza ilegal, las molestias a los sitios de anidación, la antropización del territorio y la menor disponibilidad de comida ligada al cierre de vertederos y de los sitios (en España) donde los ganaderos solían dejar los animales muertos (muladares).