Home Las especies Los rapaces necrófagos El quebrantahuesos

[Gypaetus barbatus]

 

Características

Gipeto (foto M. Mendi)
El quebrantahuesos (imagen tomada por Michele Mendi).

Envergadura alar: 262- 282 cm.

Plumaje de adulto: espalda y alas morenos, abdomen y cabeza claros.

Silueta: delgada, más parecida en un gros falcón que la de un buitre, por las largas alas y la larga cola.

Ambiente: áreas montuosas de paredes rocosas.

Anidación: en los huecos de las paredes rocosas.

Alimentación: huesos de carroñas.

Huevos: 2.

Presencia: los adultos son sedentarios, los jóvenes hacen también significativos movimientos nómadas.

 

Distribución y estatus

El quebrantahuesos es una especie caracterizada por un área de distribución muy amplia, que toca Europa, Asia, África, el Medio Oriente, China y Rusia. En Europa esta especie está distribuida en las regiones meridionales y cuenta menos de 200 parejas, por la mayoría concentradas en España (cerca de 100 parejas).

Poblaciones importantes están en Turquía (400-700 parejas) y en Rusia (50-100 parejas).

Birdlife International clasifica el quebrantahuesos entre las especies “Vulnerables” porque a nivel europeo ha sufrido una moderada bajada, sobretodo en Turquía.

 

En Italia

El quebrantahuesos históricamente estaba en los Alpes, en Cerdeña, en Sicilia y en algunas áreas de los Apeninos. Primero ha desaparecido de Sicilia, después de Cerdeña y, a principio del XX siglo, también de los Alpes occidentales, su último refugio.

En los '70 se inició un proyecto de reintroducción de esta especie, con la participación de numerosos entidades y zoológicos europeos, ha hecho liberar 144 ejemplares nacidos en cautividad entre 1986 y 2006. Gracias a este proyecto se han instaladas en 2006 nueve parejas reproductivas y una quincena de parejas territoriales.

Un proyecto para la reintroducción de esta especie en Cerdeña no se ha llegado al fina por causa de el uso del veneno, practica difusa en la isla: tres jóvenes ejemplares que habían sido liberados en mayo de 2008 en el marco de un proyecto Interreg Cerdeña-Córcega, realizado por la Provincia de Nuoro con el suporto de la Región Sardegna, se encontraron muertos tres meses después de la liberación por causa de cebos envenenados con rodenticidas y otras substancias.

 

En España

En España la especie tenia su área de distribución en todas las cadenas montañosas hasta el principio del XX siglo. Ya objeto de persecución humana con la recolección de los huevos y la matanza de ejemplares, el quebrantahuesos ha sido definitivamente exterminado por intensas y periódicas campañas de envenenamiento, actuadas desde los '50, tanto que hoy sobrevive sólo en los Pirineos con cerca de 100 parejas, que representan más del 95% de toda la población europea.

En Andalucía la especie, común hasta la mitad del XIX siglo, se ha reproducido por última vez en 1983 y ha desapareció definitivamente tres años más tarde. Desde 2004 está en marcha un proyecto LIFE Natura, realizado por la Fundación Quebrantahuesos y por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, finalizado a la reintroducción del quebrantahuesos en la montañas del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. El proyecto tiene cómo objetivo principal el fortalecimiento de la reproducción en cautividad, la liberación de los jóvenes nacidos en cautividad y la lucha al veneno, su principal amenaza.

Aragón, en las áreas pirenaicas, aloja 69 parejas de quebrantahuesos. El Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón empezó en 1994 un plan de recuperación que incluye, entre otras acciones, la instalación de puntos de alimentación adicional, el seguimiento de la especie, el control de la reproducción y la liberación de jóvenes ejemplares nacidos en cautividad.

 

Amenazas

El veneno aparece, sobretodo en España, una de las amenazas más graves para la conservación de la especie. Otras amenazas están representadas por la antropización del territorio, el envenenamiento por el plomo, la electrocución, la colisión contra las lineas eléctricas y las instalaciones eólicas, la caza ilegal y por la menor disponibilidad de comida ligada al cierre de vertederos y de los sitios (en España) donde los ganaderos solían dejar los animales muertos (muladares).