Home Las especies Los rapaces necrófagos

El milano real | El milano negro | El quebrantahuesos | El alimoche | El buitre leonado | El buitre negro | El águila real | El águila imperial ibérica

 

El alimoche (izquierda), buitres negros (centro) y buitre leonado (derecha) – Imagen de Michele Mendi.

Con el termino “rapaces necrófagos” se definen aquellas especies de rapaces que en su propria dieta incluyen una porción más o menos significativa de carcasas de otros animales.

Alcune di queste specie sono più strettamente necrofaghe come gli avvoltoi (gipeto, capovaccaio, grifone ed avvoltoio monaco) mentre altre lo sono solo parzialmente perché si cibano anche di prede vive (aquila reale, nibbio bruno e nibbio reale).

Todas estas especies son particularmente sensibles al veneno, tanto porqué pueden comer cadáveres envenenados cómo porqué algunas especies pueden localizar y comer pequeños cebos envenenados sueltos para matar mustélidos y zorros.

Los rapaces necrógfagos son casi siempre “víctimas colaterales” del uso de veneno, principalmente destinado para mamíferos depredadores que amenazan el ganado o a especies de interés para los cazadores.

En Italia es muy raro que se verifiquen episodios de envenenamiento dirigido a rapaces, mientras esto es más frecuente en España, en las reserva de caza dedicadas al conejo silvestre y la perdiz roja, con la finalidad de matar sus depredadores naturales cómo águilas reales y águilas perdiceras.

La dispersión de una carcasa envenenada, por ejemplo de oveja o asa, puede provocar reales matanzas, porqué hacia esa pueden converger numerosos ejemplares, también de diferentes especies necrofágas.